Nuestro monumento

Modelo definitivo en arcilla creado por Serge Castillo Abad

 

Texto de la placa

In memoriam

Dedicado a todas las víctimas de la guerra civil española,
Rostpanier y miembros de las Brigadas Internacionales,
que sufrieron heroicamente la barbarie nazi
en el KZ Neuengamme

Que su lucha y sacrificio sean viento de libertad
para las futuras generaciones

 

 

REPUBLICANOS ESPAÑOLES (Los Rojos, Les Espagnols Rouges, Rotspanier)

Tras la pérdida de la Guerra Civil (1936-1939) por el bando republicano, más de medio millón de españoles se exiliaron a Francia en busca de su salvación. En su país de origen (España) eran “los rojos”, que fueron considerados como “criminales de guerra” por Franco.

En su país de acogida (Francia), unos 100.000 españoles fueron puestos al servicio de la economía de guerra francesa.

Después de la ocupación alemana, el gobierno de Vichy integró a muchos espagnols rouges en “Grupos de Trabajadores Extranjeros” (GTE), algunos de los cuales fueron entregados a la “Organización Todt” (OT). De los 39.000 españoles que la OT utilizó, unos 35.000 fueron suministrados por el régimen de Vichy.

Unos 10.000 exiliados españoles se integraron en la Resistencia y llegaron a conformar el grupo más numeroso de combatientes extranjeros de la Resistencia. Miles de españoles se alistaron en el Ejército de la Francia Libre, comandado por el general de Gaulle.

Para los nazis, los Rotspanier (los Rojos Españoles) o los Rotspanienkämpfer (antiguos “Combatientes Rojos” de la Guerra de España) representaban un peligro potencial para la seguridad del Reich, por lo que debían ser deportados a campos de concentración o de trabajo. El total de deportados españoles a los campos nazis se ha estimado en unos 9.200.

BRIGADAS INTERNACIONALES

La sublevación de algunos militares contra el Gobierno de la Segunda República fue considerada en los ámbitos progresistas internacionales como un claro ejemplo del fascismo atacando la democracia popular. Se organizaron unidades militares (Brigadas) compuestas por voluntarios extranjeros (de aquí el calificativo de Internacionales) cuando el Gobierno republicano fue abandonado a su suerte por las democracias occidentales. Se estima que en total hubo algo más de 30.000 brigadistas, de los que sobrevivieron menos de 10.000.

Provenían de más de cincuenta países. Mayoritariamente eran comunistas, aunque hubo algunos que se enrolaron sin afiliarse a ningún partido político. Después de la guerra, hubo brigadistas que acabaron convirtiéndose en figuras políticas de relevancia histórica; mencionar, por ejemplo, a Willy Brandt, que llegó a ser Canciller de la República Federal Alemana (1969-74).

 

Autor: Jesús María Txurruka Argarate